lunes, 2 de enero de 2012

Bienvenido 2012!

A ver como lo explico. No he cambiado. No he sido yo. El que haya llegado un nuevo año no significa que  algo vaya ha cambiar, que tengamos que cambiar. O que yo misma tenga que cambiar. Pero últimamente sí que han cambiado algunas cosas. No porque hayamos cambiado de cifra, sino porque la vida se ha encargado de cambiarlas. O la vida. U otras personas. Pero no yo. Yo tan solo, me adapto al cambio, lo asumo, lo supero. Y posiblemente sea lo mejor, porque nada es para siempre y cuanto antes lo tenga cristalinamente grabado en mi cabeza, mucho mejor. Tan solo me dejo llevar y me mantengo con los ojos bien abiertos. Posiblemente, el cambio en mí esté aquí. En que aunque siempre los haya tenido abiertos, antes hacía como que no veía algunas cosas. Ahora no. Ahora todo lo que veo, lo tengo en cuenta. Ahora no paso por alto nada, ni bueno, ni malo. Creo que así es como debe ser. No estamos aquí para ver solo lo que queremos ver, ni para aguantar y callar cosas que no tenemos porqué aguantar. Bueno, quizás de aguantarlas, no nos quede otra. Pero no pasarlas. Ni permitir que se repitan.  O no hacer nada para demostrar que no han sido de nuestro agrado, o que no nos han dado igual. Eso es seguramente, lo que más vaya a cambiar en cuanto a mí misma de ahora en adelante. E insisto, que no porque haya llegado un nuevo año, si no porque es ahora cuando me doy cuenta de lo tonta que he sido. Y lo ciega que he estado. Todo sea dicho de paso. Porque a veces te empeñas en que alguien es importante. ¿Por qué? Porque sí. ¿Ha hecho algo para merecerlo? No. Pero para tí es importante. Algo habrá hecho, claro. Pero mucha gente hace cosas que les hace merecedores de esa palabra, y no se la damos. Porque tiene que ser solo quien digamos. La merezcan o no. Lo que olvidamos con atribuciones inservibles es que la única persona importante eres tú. Soy yo. Y que por llamárselo a terceros, lo olvidamos. Y nos ponemos por debajo. Si algo he aprendido este año especialmente es que se trata de un error. No des un puesto o una importancia en tu vida a alguien que no te la da en la suya. Hay que aprender a valorarse por encima de todo y de todos. Y es que, quien no se valora a sí mismo, no recibirá el valor de los demás. Es así de triste, pero es así.
Así que bueno, con unas cuantas lecciones aprendidas a fuego por la propia experiencia, bienvenido 2012! Me muero de ganas de vivirte!


5 comentarios:

  1. "No des un puesto en tu vida a alguien que no te la da en la suya". GRACIAS. Nada más que decir.

    Bueno sí, que digas en tu Twitter que quien te vote para lo de Busta puede hacerlo dos veces al día. (Al menos yo puedo hacerlo!). Te espero por mi reciente blog :)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. (Tanto tiempo en Blogger para que ahora se me borre un comentario...!)
    Qué decirte... Solo que espero que lo vivamos, en plural, juntas. Y que sí, que bienvenido, 2012. Nos morimos de ganas de saber qué nos deparas ;)

    http://bubblingcloset.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Good sellection happy 2012!
    http://paquetevistasbien.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. HOLA,ME ENCANTO TU BLOG!
    TE SIGO POR QUE ME ENCANTA LO QUE PUBLICAS
    PASATE ALGUNO DE ESTO DIAS POR MI BLOG HABER SI TE GUSTA...

    http://vale-endlesslove.blogspot.com/

    BESOS

    ResponderEliminar