miércoles, 24 de abril de 2013

Me quiero para ti

A veces tengo la sensación de que estamos jugando al escondite, solos, ingenuos, divertidos, conscientes de que tarde o temprano acabaremos encontrándonos el uno al otro... porque lo único cierto es que no queremos encontrar a nadie más. Porque un nosotros suena demasiado bien. Tan bien que nos da miedo pronunciarlo. Tanto, que preferimos seguir haciéndolo. Buscarnos y encontrarnos de mil  maneras, maneras que contra todo pronóstico, nos gustan. Cada una más que la anterior. ¿No te has dado cuenta? Hemos cambiado, nos hemos cambiado. Y jamás hemos querido/sabido/podido perdernos, pero sin embargo... volvemos a encontrarnos. Volvemos a sonreírnos, con ganas, con fuerza, como si nunca nos hubiéramos hecho daño.

1 comentario: