sábado, 24 de septiembre de 2011

Detrás de cada gesto hay un secreto

Aconteces en pequeñas variedades y me aceleras el pensamiento. Pretendo que el mundo no se entere y a veces, que ni te enteres tú, pero me ganas de una manera tan suspicaz que acabas con toda mi cordura incluso antes de haber empezado. No puedo echar un pulso a mi adrenalina e intentar vencerla cuando tus ojos hace rato que me han sacado ventaja con una de tus miradas, aunque haya sido tan fugaz como lo son todas las estrellas que se encienden cada vez que me rozas. No te tengo pero te busco. Y es que en alguno de aquellos asaltos a mi ingenuidad, te dejaste besos olvidados que todavía no se han desgastado y esperan a más noches intercaladas que todavía no han llegado. Ya no importa lo negra que sea la noche, porque si tus ojos aparecen de pronto, serán como luces de neón en la oscuridad. Bastará con hacer que nuestros polos opuestos se unan y nuestra cara y cruz coincidan. Una vez más. Nadie puede darme cuerda como tú.


5 comentarios:

  1. Oh, pero qué texto tan dulce :) de los que a mí nunca me salen, podría escribir de tooooooodo menos del amor :$ y no se por qué.. jajajaj un beesin

    ResponderEliminar
  2. Bonita entrada ^^
    siento no haberme podido pasar antes pero es que no he tenido tiempo con el comienzo del nuevo curso... :S
    te espero por mi blog y saludos<<

    ResponderEliminar
  3. La Teoría del Big-Bang aplicada al Amor. Éste, si es verdadero, puede llegar a producir chispas.

    Bonito texto.

    Nos leemos.

    ResponderEliminar