lunes, 13 de febrero de 2012

Tengo ganas de tí




Ciento veinte días son interrumpidos por treinta minutos que pasan como si hubiera transcurrido uno solo. Haces que el tiempo pase a tu antojo y eso me gusta. Me gusta tanto como que tú me gustes también solo cuando se te antoja. Me mareas y te haces de rogar hasta el último segundo en el que mi impaciencia explota y tus líneas me devuelven la cordura. Y eso también me gusta. Tienes los segundos en tus manos y los manejas con tanta soltura que ni sabes que lo estás haciendo. Pero vuelves a conseguirlo. Consigues eso, y también que me enganche a tus besos, aunque los separen lustros. Porque de tan despacito, te está saliendo buena letra.
En realidad, es todo lo por lo que debería odiarte, por lo que me gustas.

3 comentarios:

  1. Por favor, lee mi ultima entrada. Es importante.

    ResponderEliminar
  2. Nunca es suficiente el tiempo que estás con la persona que quieres. Siempre se desea más. Al menos te queda el haber vivido intensamente esos breves instantes.

    Nos leemos.

    ResponderEliminar